icon
¿Necesitas help/ayuda?
Contáctanos: Abrir chat online
Información-general

Consejos para la preparación del examen de psicotécnicos

El examen de psicotécnicos de la oposición de policía nacional es, por lo general, una de las pruebas que más miedo e inseguridad genera a los opositores, pero tranquilidad que vamos ¡ayudarte!

En este post no vas a encontrar la receta milagrosa para aprobar los psicotécnicos sin estudiar, pero sí que te vamos a mostrar algunos consejos generales que te resultarán muy útiles cualesquiera sean las circunstancias en las que se desarrolle la prueba. Hasta que tengas que realizar este examen el mismo día que otras pruebas… ¡ánimo promoción XXXVII!

¡Empecemos! Todo ejercicio psicotécnico, del tipo que sea, va a requerir del opositor dos factores fundamentales:

«Agilidad y precisión»

El elemento AGILIDAD (o tiempo), si siempre ha resultado determinante, en los últimos procesos selectivos ha cobrado, si cabe, todavía mayor importancia, porque se ha reducido considerablemente la ratio de tiempo entre número de preguntas y el tiempo concedido para la realización de los ejercicios.

En los últimos ‘ómnibus’ preparados por la División de Formación, por poner un ejemplo concreto, se han dado entre 18 y 20 segundos por pregunta, lo que, imaginarás, que no da mucho margen como para ir tranquilo.

Ello exige del opositor una estrategia previa muy clara: como seguramente no podrás responder a todas las preguntas (la gran mayoría, por no decir ‘todos’, no lo va a hacer), debes ser inteligente a la hora de seleccionar aquellas preguntas que mejores resultados te permitan obtener.

Por ello siempre es conveniente dedicar el primer minuto a explorar el ejercicio que nos han puesto ante nosotros (sobre todo tratándose de un ómnibus) y determinar por donde empezamos y qué preguntas no debemos dejar de hacer (por su facilidad, porque se nos dan mejor, porque requieren menos tiempo…).

No te recomendamos seguir el orden dado de las preguntas, porque no es una leyenda urbana el que en ocasiones se incremente la dificultad de las primeras preguntas para ‘confundir’ al opositor, siendo recomendable empezar por aquella/s pregunta/s cuya respuesta tengas más clara.

El marcar una o varias respuestas ‘seguras’ te dará la tranquilidad necesaria para coger ritmo y centrarte en el ejercicio, ‘eliminando fantasmas’. De esta manera incrementarás las posibilidades de responder a un mayor número de preguntas de forma segura.

En cuanto al segundo de los elementos, la PRECISIÓN, debes de ser lo más certero posible en el desarrollo de la prueba. Para ello es imprescindible entender convenientemente el contenido del ejercicio que tendrás delante. Si no consigues entender exactamente en qué consiste el mismo, puede que ello te lleve a realizarlo del todo o en parte incorrectamente.

Si tienes que invertir algún minuto, por pocos que sean los que nos han dado, para desentrañar el objetivo o la dinámica del ejercicio, ¡hazlo! Es imprescindible que leas atentamente las instrucciones hasta que tengas claro lo que hay que hacer. Y solo entonces, nos ponemos a ello. Y con una idea muy clara:

«Que la rapidez no te lleve a la precipitación»

Pues ello juega en contra de la precisión y, por ende, del resultado que puedas obtener. Debes leer cada una de las preguntas convenientemente, hasta entenderlas sin fisuras y una vez leída cada pregunta, hacer lo propio con todas las opciones de respuesta.

A veces vemos una respuesta que tiene buena pinta y no es sino una trampa, por lo que no debemos precipitarnos. Ojo a las respuestas del tipo ‘a y b son correctas’ (se suelen poner por algo en muchas ocasiones), o del tipo ‘ninguna es correcta’ (nos condicionará el factor descarte). Leyendo bien la pregunta y todas las respuestas posibles reducirás la proporción de errores, a veces de un modo decisivo.

Y cuando encuentres un ejercicio sumamente complicado…

«No caigas en la desesperación ni en la frustración»

  • Lo primero, probablemente el ejercicio resultará complicado para todos los opositores (si tienes al de al lado que no para de responder y tu  ‘no das pie con bola’, no pierdas la concentración, pues ese mismo puede estar errando todas las preguntas)
  • Lo segundo, busca una primera pregunta que puedas responder fácilmente. Te ayudará a desbloquear la situación y te permitirá avanzar con decisión.

Y finalmente, de cara a  superar este examen, el último y más fiable consejo de cara a los psicotécnicos es:

«Práctica, práctica y más práctica»

Ya sabes, siempre es mejor hacer 40 ejercicios que 30 ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *