icon
¿Necesitas help/ayuda?
Contáctanos: Abrir chat online
Estudio

Clave de éxito: elabora una buena estrategia de examen

Pronto quedará fijada la fecha para la próxima prueba de conocimientos y ortografía de Escala Básica.

Ya no te es posible dormir lo que te gustaría y los nervios estarán presentes hasta ese ansiado día que puede marcar un antes y un después en tu vida. Un día tan esperado como temido, el día D, el día de “EL EXAMEN”, donde tendrás que demostrar no solo los conocimientos que con tu esfuerzo has adquirido, sino también que posees de autocontrol y que dispones de una estrategia para afrontar la prueba, porque… tienes estrategia, ¿verdad?

Si no es así, no te preocupes. Nuestros expertos han agrupado alguno de los factores más importantes que intervienen ese día y de los que debes ser consciente antes de realizar la prueba:

Nervios

Seguro que al leer la palabra EXAMEN un escalofrío recorre tu cuerpo, y más aún teniendo en cuenta la fecha en la que nos encontramos. Tranquilo, es una reacción totalmente natural. Aunque la propia palabra pueda asustar, simplemente se debe a que lleva consigo el resultado de mucho esfuerzo, de muchos días de estudio, de mucho sacrificio, de mucho cansancio y de mucha constancia.

Los nervios están presentes en ti cuando has cumplido con todos estos elementos, pero una falsa sensación te dice que no se han dado en la medida deseable (quien no ha puesto todo de su parte suele carecer de estas sensaciones).

Sin embargo, que estos nervios sobrepasen un cierto límite, puede llegar a producirte ansiedad a la hora de enfrentarte al examen. Para intentar evitarlo, lo más importante es que confíes en ti mismo y relativizar, en la medida de lo posible, las consecuencias de una mala actuación ese día o del resultado final obtenido, pues la realidad es que la vida continúa y siempre tendrás más oportunidades. Además, si crees que estos nervios te pueden llegar a jugar una mala pasada, puedes apoyarte en alguna técnica de relajación, como las que explicaremos a continuación.


¿A que es interesante? Pues este y más contenido lo encontrarás en nuestro Canal EXCLUSIVO de Telegram 


Técnicas útiles de relajación

Si bien existen infinidad de técnicas de relajación que pueden ayudarte, hemos seleccionado dos de las más sencillas y efectivas para que puedas practicarlas durante las horas previas al examen:

Técnica de respiración

  • Coloca una mano sobre tu vientre, por debajo de la caja torácica, y la otra sobre tu pecho.
  • Inhala por la nariz. Debes sentir que la mano situada sobre tu vientre se eleva a medida que inhalas. Si no lo sientes, modifica tu respiración hasta que sientas que el estómago se expande en cada inhalación.
  • Contén la respiración de uno a dos segundos y luego exhala lentamente por otros cuatro segundos.
  • Repite el ejercicio entre 6 y 8 veces durante unos cuantos minutos.

Esta técnica podrás usarla siempre que te sientas agobiado, y te recomendamos practicarla en los momentos previos al examen o, incluso, entre el ejercicio de conocimientos y el de ortografía.

Técnica de visualización

Además de este tipo de técnicas de respiración, puedes utilizar otra técnica igualmente efectiva, la visualización. Son muchos los hallazgos científicos que han venido a confirmar que las representaciones mentales que visualizamos condicionan nuestro sistema nervioso, tanto de forma positiva como negativa.

Para ello, un ejercicio que proponemos es el siguiente:

  • En primer lugar, busca un lugar tranquilo alejado de ruidos que puedan captar tu atención (los expertos recomiendan hacerlo por la noche, al meterte en la cama).
  • El segundo paso será visualizarte mentalmente el día del examen. Es importante no solo que te imagines en el aula, sino también tu actitud a la hora de enfrentarte a la prueba. Es fundamental que la imagen mental de ti el día del examen sea de tranquilidad, confianza y seguridad, sentimientos motivados por un correcto control del tiempo, la sensación de que el examen te resulta fácil y tienes totalmente dominada la situación. Cuanto más real la imagines (el aula, los miembros del tribunal, el resto de opositores, la hoja de respuestas, las hojas de examen, etc.), más efectiva resultará esta técnica, que no hará sino condicionar positivamente tu subconsciente y preparar aquellos elementos no conscientes de tu mente que entrarán en juego ese día.

Pero estos ejercicios, a los que muchos recurren en momentos cruciales, te ayudarán no solo en ese momento, sino también en tu vida cotidiana, y serás capaz de tener el control evitando pensamientos negativos que puedan mermar tu capacidad de concentración el día de la prueba.

¿Conoces bien en qué se basa el sistema de puntuaciones?

Debes tener en cuenta el sistema de puntuaciones expuesto en la convocatoria y como se valoran las preguntas acertadas, falladas o en blanco

  • Cada ACIERTO que obtengas: +1 punto
  • Cada FALLO que cometas: 0,5 puntos (prueba de conocimientos) -1 punto (prueba de ortografía)
  • Preguntas NO CONTESTADAS: ni suman ni restan

Conoce y organiza los tiempos

Conoces un elemento muy importante, podríamos decir incluso crucial, a la hora de realizar el examen: el tiempo (50 minutos en el caso del ejercicio de conocimientos).

Debes utilizarlo a tu favor. Si hay enunciados demasiado extensos o liosos, que no logras entender fácilmente o cuyas respuestas no te resultan familiares, intenta pasar a la siguiente pregunta y continuar con el resto del examen sin obcecarte en ellos. Un enunciado difícil de comprender o largo te hará perder demasiado tiempo

Por otra parte, es necesario que controles muy bien el tiempo desde casa y de manera previa a la realización del examen oficial a través de la realización de simulacros. Recuerda que el uso de relojes está prohibido desde la aparición de los smartwatch y su uso fraudulento en los exámenes de acceso a la Policía Nacional, por lo que el control del tiempo se dificulta considerablemente (El Confidencial, 2016).

¿Tienes clara ya qué estrategia vas a seguir?

Ese día, más que nunca, tu cabeza será un cóctel con mucha información (millones de datos, fechas, artículos, etc.) que tienes que tratar de organizar. Estos son algunos consejos que puedes aplicar para que todo salga según lo esperado:

  • Lee bien los enunciados: Sabemos que algunos pueden ser largos o resultarte difíciles, como indicábamos anteriormente. Por lo tanto, debes procurar «entender el enunciado y contestar siempre que conozcas la respuesta correcta».
  • Lo más racional es que emplees un sistema de vueltas donde, en la primera vuelta, contestes únicamente a las preguntas de las cuales estés seguro/a en un alto porcentaje. 
  • Finalizada la primera vuelta, cuenta el número de preguntas respondidas y de las que estés más seguro/a. Esto te ayudará a hacer una previsión del margen de error con el que vas a trabajar el resto de preguntas. Es decir, de las preguntas que hayas calificado como «dudosas», ¿cuántas te puedes permitir contestar?
  • Realiza pequeñas marcas para clasificar las preguntas restantes en función de lo expuesto; así, aquellas preguntas que no hayas marcado, será porque no las has entendido o las desconoces y, por tanto, la posibilidad de acierto sería mínima. Teniéndolas localizadas, no perderás un solo segundo en releerlas.
  • Por último, cuidado cuando marques las opciones en la hoja de respuestas: verifica que lo haces siguiendo las pautas indicadas por el tribunal.

Una vez que ya tienes una estrategia establecida, solo nos queda desearte SUERTE, el último factor que interviene el día del examen y que esperamos te acompañe.

ÁNIMO, que ya te queda poco para conseguir la META.


¿Te ha gustado este blog? En nuestro canal exclusivo de Telegram encontrarás mucho más ¡ÚNETE!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *